Madridismo eres tú

No me gusta Florentino Pérez. Buen gestor económico. Generador indudable de ilusión, capaz de acometer fichajes - necesarios o no - en la foto-finish de cada mercado veraniego. Hábil para atraer a la causa madridista a un ejército de ojos rasgados, estadounidenses, de la Conchinchina, qué sé yo. La pasta y el marketing. Eso se le da de cine.

 

En cambio, detecto en él muchos aspectos que no me gustan. No es cuestión de enumerarlos ahora ya que el objetivo de esta entrada es otro. Y me extendería. Ya entraremos en eso. Pero si tuviera que quedarme con uno, lo tendría claro. Su falta absoluta de sensibilidad a la hora de tratar y despedir a futbolistas que han sido santo y seña del Club – Di Stéfano aparte -, y que durante sus mandatos en la presidencia han ido abandonando el Madrid sin el reconocimiento que merecían.

 

El último de ellos, Raúl. Hace 3 años anunciaba su marcha. Lo hacía como jamás podría haber imaginado ni él, ni el madridismo entero, rodeado de 1.000 personas en un Bernabéu derretido, bajo los 40º del mediodía en pleno mes de julio y en una posterior rueda de prensa acompañado por Jorge Valdano. Su mentor, vale. Pero dónde estaba el presidente. Dónde.

 

No nos dieron la oportunidad de despedirnos de él, de darle las gracias por su esfuerzo, por tantos goles, por tantos títulos, por esas noches de vino y rosas en la Champions cuando se convirtió en una bendita rutina la visita a la diosa Cibeles tras recorrer las calles de Madrid paseando nuestro título fetiche.

 

Se fue y nosotros con él, haciendo nuestro el color azul de las camisetas del Schalke. Vimos como en su regreso a España, cómo no en la Champions, Mestalla se pobló de pancartas cuyo único destinatario era el 7 de Europa, decían. Por suerte pude estar allí, y el número de madridistas en la grada era sobrecogedor. De repente sentíamos simpatía por un equipo de la cuenca minera del Ruhr. Nosotros, simpatía por los alemanes, desde cuándo. Asistimos con envidia a los dos homenajes que le rindieron al marcharse a Qatar. Y en su casa durante 16 años nada. Na-da.

 

Gracias a Dios el tiempo pone a cada uno en su sitio. Y nuestra deuda se saldó ayer. No me vale el hecho de que los homenajes se dan cuando uno se retira. No existe para ello una ley escrita ni no escrita. Los homenajes se dan cuando se sienten. Y cuando tiene voluntad para ello. Y hasta ahora, no había existido ese deseo por parte del presidente. No interesaba. La falta de sensibilidad de la que os hablaba antes.

 

Estoy convencida de que aún sin el reclamo del partido – el rival no valía nada-, el Bernabéu habría presentado el mismo aspecto, un lleno hasta la bandera, un tropel de camisetas con el 7 a la espalda dispuestos a rendir tributo a quién defendió a capa y espada los valores del madridismo durante tanto tiempo. Buscábamos darte las gracias por “el aguanís”, por silenciar el Camp Nou, por ser azote del Atleti, por tu cabalgada en solitario en París para cerrar la octava, por tus goles en Old Trafford, en Glasgow, por tus saltos a lo “Juanito” tras una remontada antológica contra el Español.

En definitiva, por interpretar de esa forma lo que es el Madrid, tu Madrid y el nuestro, por ser capitán y escudo.

 

El homenaje tuvo muchos momentos especiales. La presencia del Rey en el palco, el brazalete de Casillas, la entrega simbólica del 7 a Cristiano, los pulgares al dorsal, los capotazos en el Fondo Norte que convertiste en tradición en cada gran título que conseguiste, el Bernabéu tronando tu nombre como tantas y tantas veces. Pero sin duda me quedo con la imagen de tu beso al césped en el centro del campo con el estadio lleno puesto en pie. Así es exactamente como me había imaginado tu marcha.

 

Los amores perfectos en España se despiden así. Un beso y hasta pronto, Raúl. 

Escribir comentario

Comentarios: 9
  • #1

    guisante (viernes, 23 agosto 2013 13:22)

    Lloraste ayer??

  • #2

    Sof (viernes, 23 agosto 2013 13:45)

    sentimiento a flor de piel con tu memoria futbolistica y el role que das a nuestro 7 blanco

  • #3

    Morientes (viernes, 23 agosto 2013 15:43)

    OLE, OLE Y OLE!!!

  • #4

    pili (viernes, 23 agosto 2013 17:52)

    Emocionate es poco!

  • #5

    Teresa (viernes, 23 agosto 2013 20:04)

    Orgullosa de ti dices grandes verdades ole y ole .
    Un bésazo

  • #6

    Hereu do Val Miñor (viernes, 23 agosto 2013 21:04)

    Raúl es un ejemplo de sacrificio, honestidad y superación de carencias. De amor por unos colores, de rectificar y envainártela cuando sabes que has metido la pata. El origen de los Gasol, Nadal y compañía; justo bajo Induráin o Seve Ballesteros.
    Pero los raulistas sois una raza que no me gusta. A Florentino tampoco. Y él ni a vosotros ni a mí.

  • #7

    Magdalena (miércoles, 28 agosto 2013 00:31)

    ¿Un beso al césped en mitad del campo? ¿Es posible? Me pregunto qué puede inducir a un individuo inteligente a hacer ese gesto; no encuentro la respuesta.

  • #8

    Magdalena (miércoles, 28 agosto 2013 00:32)

    Sobri, no quiero molestar, ya sabes.

  • #9

    Schalke07 (jueves, 19 septiembre 2013 10:58)

    Raul Gonzalez Blanco Grande de España. Raulismo = Madridismo